Nuevo libro de Eduardo García Carmona, "Dónde y Cómo Pescar en León" Cotos, TLSM, EDS, moscas...

Nuevo libro de Eduardo García Carmona, "Dónde y Cómo Pescar en León" Cotos, TLSM, EDS, moscas...
Adquiérelo al precio de 29,85€ en las más importantes librerías de España, en El Corte Inglés y en León en Librería Pastor, Artemis...o por internet, pinchando en la imagen

domingo, 13 de marzo de 2011

El Bierzo, ante el inminente comienzo de la temporada truchera en León...


RÍO SELMO... de gran desconocido a saturado

El encanto de pescar en El Bierzo






-----------------------------------------------
Texto y fotos: Eduardo García Carmona
-----------------------------------------------

Nace el río Selmo en la Sierra de Caurel, cerca de la localidad de Visuña, en la provincia de Lugo. Entra en tierra leonesa por Villarrubín, pasando por Oencia, Castropodame, Arnadelo, hasta llegar a Cabeza de Campo. Este tramo se encuentra muy encajonado y con muchas dificultades para poder pescar. Después el Selmo se dirige hacia Sobrado, para dejar sus aguas en el río Sil, próximo a la localidad de Friera, después de discurrir a lo largo de 30 kilómetros, aproximadamente. Desde Cabeza de Campo hasta Friera, el río Selmo ofrece múltiples oportunidades a los pescadores para disfrutar a mosquito ahogado o mosca seca. Existen buenas tablas con aguas lentas, también con aguas movidas, raseras, pozos, etc.
Este río es de los menos contaminados de la provincia. Las aguas bajan transparentes, casi cristalinas. El fondo es de rocas apizarradas y piedras, principalmente, con algo de canto rodado y gravilla en las zonas más bajas.

COTO DE SOBRADO

Donde el río Selmo discurre entre castañedos centenarios, saludando a Las Médulas.

Un lugar hermoso donde iniciar la temporada truchera con la primavera en flor

------------------------------------------------
Texto y fotos: Eduardo García Carmona
------------------------------------------------


Si todo el Bierzo es bello, esta es la parte menos conocida y visitada de esta tierra, donde los castañedos y hermosas praderías aguardan.
Las malas comunicaciones para poder acceder a pescar, hace 20 años, la preservaron del desastre ecológico que acarrea la modernización y sus adelantos técnicos. Algo que al día de hoy está ocurriendo en toda la zona. Los modernismos están llegando a pasos agigantados. Las construcciones de chalets y casas de campo comienzan a ser nota dominante, junto al río. Las praderas que dan al río Selmo, comienzan a estar pobladas de personas, especialmente domingos y festivos, en época estival. Se nota la polución. Los botes de bebidas refrescantes, las bolsas de plástico y otras porquerías son paisaje de fin de semana, aunque las aguas continúan siendo de las menos contaminadas de la provincia de León.
Friera, Sobrado, Oencia, Cabeza de Campo, Cancela, Portela ...son localidades de este rincón berciano que tienen más de gallegos, por la cercanía con la provincia de Orense y las costumbres de sus moradores, que por semejanza o costumbres con los leoneses de tierra de Campos, Páramo, Maragatería o Babia. La realidad es que son de León, son bercianos y esto allí importa mucho. Estas gentes tienen identidad, carácter y paisanaje propios. Son afables, amables y cordiales con los forasteros.
Si el castaño es el árbol típico en el Bierzo, aquí se puede decir que cobra identidad acompañando al río por un lado y otro. Son castañedos centenarios, en la mayoría de los casos, trabajados y mimados por las gentes del lugar. Es extraño que alguna familia no tenga, entre sus pertenencias, alguno. Son heredados desde hace muchos siglos, dicen que desde la época de los romanos. Ellos fueron los que implantaron este árbol en la zona, para alimentar a los esclavos que trabajaban en las minas de oro de Las Médulas. Algunos castaños, más que centenarios, son milenarios, pero todavía dan fruta. La castaña de esta zona berciana es muy apreciada por su calidad y dulzura, exportándose, especialmente, a Francia para la confección del “marrón glacé”.

EL COTO, LÍMITES Y ACCESOS

El límite superior de este tramo acotado se encuentra en el puente de Cabeza de Campo. El inferior en el puente de Sobrado. Tiene una extensión de 7 kilómetros. La anchura no sobrepasa los 10 metros, en la mayoría de tramos. El río, antes de llegar a Sobrado, se parte en dos brazos, formando una pequeña isla.
Las aguas bajan limpias y presentan una tonalidad entre azul y verde pálido, que no se suele ver en otros ríos. Quizás sea debido a sus fondos pizarrosos y la mucha vegetación que existen en las orillas.
El verano deja el curso del Selmo muy mermado de agua y de truchas, pero la naturaleza es sabia y pese al furtivismo, cada temporada, la freza sigue siendo buena, aunque las truchas no son de gran tamaño. Sólo en invierno, al comienzo de la temporada truchera se pueden conseguir buenos ejemplares, principalmente, los que suben a frezar del río Sil.

MEJORES ZONAS DE PESCA


Todo el tramo acotado es bueno en sus 7 kilómetros de longitud. Existen tramos muy cerrados de vegetación, aunque transitables.
Como zonas recomendadas, de pesca, se pueden indicar:
Zona del puente a Cabeza de Campo, donde comienza el coto. Existen preciosas tablas, por encima y por debajo del puente, con aguas remansadas, idóneas para pescar a mosca seca. Después el río cobra viveza de aguas a causa del desnivel del terreno. Los recodos y remansos que se forman son muy buenos para la mosca seca y mosquito ahogado, sin arponcillo, pues el tramo, ahora, es sin muerte. Un acierto, pero habrá que vigilar más.
Aguas abajo de Cabeza de Campo se encuentra el paraje conocido por “La Ribeira”, donde el río presenta muy buena cara y el lance se hace cómodo. Más abajo, y antes de llegar al puerto existente, se encuentra la zona conocida por “La Becariza”, lugar más frecuentado del coto. Aquí las tablas son muy buenas para pescar a cualquier arte. Los resultados pueden sorprender por la calidad de la trucha, al estar próximo el puerto con aguas más profundas. En esta zona se han conseguido ejemplares de más del kilo.
Pasando el puerto se llega a un lugar, que los lugareños lo llaman “zona de la carretera de Gallegos”, donde el río se encajona, bastante, dificultando las posibilidades de pescar. Después, el tramo final hasta Sobrado, con espacios abiertos y buenas tablas, pero con otros más cerrados y difíciles de sortear para poder pescarlos.
Después del límite inferior del tramo acotado sin muerte, los aficionados encontrarán un par de kilómetros de zona libre de pesca, hasta que el río Selmo entrega sus aguas en el Sil, donde se puede disfrutar de lo lindo, a poco que se tenga fortuna. Las buenas piezas del río grande pasan al río pequeño para desovar y suelen quedarse tiempo. No es difícil conseguir ejemplares de buen tamaño. Lo mejor es la zona baja, después de la localidad de Friera.